jueves, 3 de abril de 2014

Nos mudamos

Hemos decidido cambiar el portal a tumblr, debido a que su interface es más amigable.
Busca tus poemas favoritos en

estebangovea.tumblr.com 

martes, 1 de abril de 2014

No quiero


No quiero ser un jodido burócrata
con despertador a las seis y camisa planchada
zapatos boleados y corbata
horas nalga en la silla incómoda de la oficina
frente al monitor que escupe cifras
con una interface aburrida
como han de ser las computadoras en el limbo

no quiero tener una esposa católica
que engorde viendo telenovelas
y fantaseé con William Levy y compre cremas reductoras
mientras me masturbo con una de sus revistas
con fotos de la Aventurera en turno

no quiero sacrificar los domingos
a la iglesia y al fútbol
las dos instituciones redentoras del país
ni quiero tirarme a descansar exhausto
mucho menos quiero tener tres hijos despistados
que se avergüencen de mí y me abandonen a morir en el asilo
y que terminen casados con mujeres como su madre
pera perpetuar el ciclo de la mediocridad

no quiero un sedán pagado a plazos
una casa del INFONAVIT
para vivir temeroso
de que los muchachos de la esquina
me roben el estéreo para comprar crack

no quiero vivir al pendiente del teléfono
ni del despertador ni del Facebook
ni asegurarme de la fidelidad de mi esposa
poniéndole cuatros y engañifas

para empezar no quiero esposa
no quiero hasta que la muerte nos separe
no quiero la paz del perro domesticado
la verdad cómoda
que legitime mis juicios sobre los defectos ajenos
y que sirva de plataforma para mi arrogancia metafísica

no quiero una AFORE
no quiero escoger al presidente
basado en la lógica del mal menor
no quiero marchar en el ejército
ni dar el grito el quince de septiembre
no quiero dar regalos de navidad
ni aguantar conversaciones por cortesía
no quiero seguir lo semáforos
ni las recomendaciones de Mizada

no quiero vivir
teniendo miedo de la vida

quiero amores tórridos
desvelarme desangrando tinta
departir con vagabundos
intimar con putas
bailar con el diablo bajo la luz de la luna
quiero el trueno y el volcán
quiero el insomnio
quiero el alcohol y la mariguana
quiero la noche
la eterna noche de Dionisos
llena de faunos y de ninfas recién núbiles
que besan las estrellas con su luz milenaria
quiero cantar con los míos
una canción alegremente dolorida
quiero la risa desesperada
en que no hay aire ni sentido
y quiero esperar con una copa la mañana
que se anuncia con el trino de los pájaros

quiero que la vida
sea un acto incandescente
una supernova cuya luz

llegue al confín del universo.

miércoles, 5 de marzo de 2014

Enlace a "Mantarrayas".



"Esteban Govea, en Mantarrayas, ubica a su personaje como evidencia del error de una sociedad que aspira al mundo feliz de Huxley"-Carmina Estrada, directora de la revista Punto de Partida, de la UNAM

Enlace: 
http://www.puntodepartida.unam.mx/index.php?option=com_content&task=view&id=1303&Itemid=1

jueves, 16 de enero de 2014

Victoria


No sabes Victoria
lo que he tenido que pasar desde que hablamos
para empezar estás en mí como el calcio de mis huesos
respiro tu aroma a través de los días solitarios
encuentro tus ojos en la obsidiana el azabache y la noche
sueño tu tacto delicado tus manos huesudas
tu cintura de flaca entre mis brazos
tus piernas largas tus pantorrillas musculosas
tu voz y tu jerga relajada que me inspira tanta calidez

no sabes Victoria
lo que he tenido que pasar desde que hablamos
vivir a la sordina y escribiendo
casi sin salir
con una barba que me crece irremediablemente
y no es que me queje
que han salido cosas buenas
otras malas casi todas pésimas
pero he conocido algunas mujeres
y en todas adivino el mismo desdén
o cuando menos un desinterés abrasivo
y he tenido que retroceder cada vez
y soy como el Coronel Aureliano Buendía
que promovió treinta y dos guerras civiles y las perdió todas
y ya mejor me retiré a hacer pescaditos de oro
(pero a ti te gustarían esos pescaditos estoy seguro
los tomarías con tus manos huesudas y dirías que son hermosos
y sonreirías y como en tus comisuras pequeñas arrugas se formarían en el borde de tus ojos
y no querrías que destruyera el pescadito
ni siquiera para hacerlo de nuevo un poco más perfecto)

Ay Victoria
por poco tuvimos una oportunidad
pero los hados me han repartido malas cartas
y no puedo ganar y farolear no sirve
por poco tuvimos una oportunidad
por poco habría cuidado a Valentina
y la habría amado tanto como a ti

Ay Victoria Victoria
sin ti me quedo al final
me voy con la derrota por enésima ocasión
a bailar el Valse Triste de Sibelius.






martes, 7 de enero de 2014

Suplente



Ya sé que tu partida no es reciente
ni pretendo acusarte del fracaso
es sólo que yo pienso viene al caso
ocuparnos hoy día de un pendiente

escucha, tengo una ansiedad creciente
una herida que mana un triste ocaso:
sabías que entre nosotros era escaso
el tiempo y no entrenaste tu suplente

una muchacha ágil y precisa
una presencia tibia que engalane
mi lecho, una enfermera que me sane

una hechicera con tu propia risa
que una caricia de su mano mane
otra mujer que cumpla tu premisa.

miércoles, 27 de noviembre de 2013

Manifiesto


Mis abuelos no eran revolucionarios
ni refugiados españoles
ni soy hijo de artistas ni intelectuales ni extranjeros
ni de sesentayochistas
ni vengo de la metrópoli
ni he viajado a Asia para hacer un poemario
que trascienda las más gris y pinche realidad pequeñoburguesa de departamento de siete por seis con un baño que por las noches derrama mierda inevitablemente
yo no tengo a quien cobrarle mis muertos
ni debo a partido alguno mis publicaciones
ni me gusta hacer proselitismo cultural
ni estudié en el Madrid
ni el posgrado en Francia
yo no he ganado premios nacionales con el nombre de un poeta muerto
ni repito a Vargas Llosa ni leo Letras Libres
ni le daría la mano al presidente
ni tengo un agente literario
ni me paso el tiempo hablando de la de-construcción posmoderna de la experiencia de la otredad como constante trans-subjetivizadora de la poética contemporánea
ni tengo hueso ni pertenezco al sindicato
ni a partido político
ni tengo poética propia que reduzca el arte a otra cosa más cómoda
ni soy un lumpen ni un indígena ni un malandro
acaso por eso no he sido publicado

y descubro
que hay una línea interminable de culos que lamer
que no tengo padrino
y que ninguna editorial quiere tener nada que ver con estas letras
que ya ni los poetas leen poesía
y que en general la vida de escritor es tan ingrata
que más me hubiera valido ser abogado o político
dedicarme a las cosas y al dinero
y olvidarme de este impulso del espíritu

¿pero qué puedo hacer si solo sé
esta mampostería de las palabras
este oficio que trato de ejercer
de la manera más sincera?

Yo no quiero
ser el adalid del endecasílabo
campeón del adjetivo esdrújulo
proxeneta de la lógica
estraperlista de la imaginación
ni especulador del copyright

yo me dedico a ser
soy escribiendo
y es la escritura el espejo
de mi vida y de mi muerte
y diario me levanto a arar el verso
con palabras apretadas en la garganta
porque aunque no quiero
ser adalid ni campeón
proxeneta ni estraperlista ni especulador
ni especialista de escuela
ni devoto
ni estudiante
ni guarura de editor ni de autor viejo
quiero decir que soy poeta

y ahí les voy. 

viernes, 22 de noviembre de 2013

Encuentro


Focos de halógeno cuyo reflejo en el charco
provoca halos de luz en sus ojos
cómo escapar del aburrimiento si el aburrimiento me habita
gotas de lluvia golpeteando en la gorra anacrónica
aroma a cemento mojado y a loción de hace medio siglo
esos ojos de gato que fulguran tras la ventana están clavados en la quinta dimensión
el paraguas no lo trae  está en la esquina de su sala bajo el cuadro de Monet
el barco hecho de las uñas de los muertos acaba de zarpar
de lejos llegan los acordes de una canción que no escuchaba desde la secundaria
un reproductor de música también es una máquina del tiempo
enorme cielo ciego de noche y sin pájaros
la metrópoli tose un vaho de esmog de una avenida
la vida se ha vuelto un animal aperezado
la luz de una cafetería  la puerta abierta  la calidez al cruzar el umbral
qué ridículamente caros están los muffins
el menú en los pizarrones del mostrador
treinta y siete pesos en monedas
se sienta como un campesino cansado y húmedo
qué frío súbito al tocar la piel la camisa
café descafeinado para la noche y una revista de análisis político
símbolos abigarrados en la página erigiendo conceptos
neuronas encendiéndose y apagándose como series navideñas
revisa el teléfono con la mano derecha
quizás debería mandarle un mensaje al Bolas para que me pase su escaleta
al tiempo que la otra desaprieta un poco la bufanda
el día que agoniza sin novedad
si no me cae trabajo el mes que viene me las voy a ver negras
el jazz suave e insípido de Norah Jones
en la periferia de su atención un aroma femenino ligeramente cítrico
un suéter rojo y una hermosa cabellera morena
vuelta de ciento ochenta grados  labios igual de rojos y unos grandes ojos cafés
trazó sus cejas un famoso dibujante de cómics
sus iris  pozos en el crepúsculo de sus pupilas
miradas que no sólo ven ojos sino que ven miradas y ven
miradas mirándose a sí mismas
unos labios  los de ella  arqueándose en el rostro
dientes que aparecen en mitad de una sonrisa
poros exudando feromonas
acaba de sonreír  di algo
unas raudas palabras de saludo
¿quieres sentarte?
unas piernas que se doblan para que ella se siente en la silla frente a él
segundos que se viven a fracciones por la tensión
la flor de música que es su risa
dice su nombre  él dice el suyo
la noche agoniza prometedora
una conversación pequeña
el jazz insípido parece que ya no está ahí
estuvo a punto de colapsar el universo
vamos a abrir una agencia de detectives.

miércoles, 6 de noviembre de 2013

Adiós a la soledad



Si se siente solo
compre una vagina artificial
practique el onanismo patológico
o vaya a un table dance y pida un privado
o llame a una hotline
y tóquese mientras un gorda mórbida le masculla al oído palabras complacientes
o rente prostitutas de abolengo con Master Card
pero no diga que está solo
no mienta usted
que no tiene amigos
si no los tiene es porque no está conectado al internet
porque su celular es un tabique
y nunca tiene tiempo aire
ni internet 4g

es más fácil recorrer
la distancia que lo separa de su amada
con un Chrysler Charger 8 cilindros

un nuevo guardarropa
puede obrar maravillas
para encajar en un grupo

sea usted creativo con su dinero
beba Johnny Walker no sabe usted
a dónde lo llevará el siguiente paso
si nunca va a los raves
no espere que los raves vayan a usted

remócese con gel como el presidente
use un perfume de feromonas
decídase a dar ese paso
y opérese la nariz
vaya al psiquiatra
vaya a citas express
ante todo y al cabo de todo
CONSUMA

si al final
ve que es irremontable su fracaso
y que no cabe usted en sociedad
y persiste el complejo de anacoreta
compre una pistola y una caja y una cripta
suerte a la próxima

gracias por participar.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

Abstracción



A veces sucede que uno comienza
en mitad de una reunión a meditar
mirando algún claro en el abstracto
territorio de la alfombra
tumbado en la silla preguntándose
cuántas veces habrá visto la misma alfombra
cuántas los rostros iguales, contorsionados,
cómo predecir
los gestos por adelantado,
el pacto de los labios torrencial, la musa arqueándose
enormemente en un rincón de la ventana,
hay cosas que uno
por más que intenta no sabe
cosas que escapan y vuelven a veces,
a ratos lúcidos iluminados
¿qué cosa es el conocimiento?
no se sabe,
¿las cosas son?, tal vez están afuera,
¿qué cosa fuera, de qué?
de la piel del ojo, membrana tensa y apenas luminosa
el velo de Maya bien apretado a la nuca
las mismas preguntas que no se acaban,
cuántos supuestos caben en la punta
de un alfiler, ¿cómo sabemos?
y no sabemos

qué tal
si todas nuestras creencias primigenias
no tuvieran más que un parecido de familia
o qué verdad es esta frugal y fugitiva,
que se refugia detrás de algún momento desplegado
en la totalidad de sus olas.
Es vano buscar la verdad

estamos en ella.

miércoles, 21 de agosto de 2013

Era bonita como en los comerciales


Era bonita como en los comerciales
mujer con cuello largo y sonrisa Colgate
con labios L’oreal porque tú lo vales
 con piernas totalmente palacio
con una belleza que duele en las noches de soledad.

Era una diva vestida de Armani
con aroma a White Diamonds
que caminaba por Polanco
y tenía a todos a sus pies
sin reparar siquiera en ello.

Tú la amaste como un idiota genérico
como el pelagatos con título que eres
te desviviste en versos y en apariencias
que ella pagó con una sonrisa indiferente
y supiste
que para siempre su amor te había de ser vedado.

Vives en el mundo
donde tiene razón Tony Montana
o Trasímaco si nos ponemos clásicos
donde el amor no puede más que el crédito
ni lo real tiene más peso que la apariencia.

Escribirle poemas es ridículo
hacerle una oda es ponerse  a moralizar
en una casa de putas
gastar una flor en un ídolo inerte
contra ella tus palabras nada pueden
porque desprecia la poesía
como oficio de vagos fracasados

nada ganas con amarla
antes bien su amor te está matando
pero es su cuerpo
la promesa de su caricia
la curvatura de su labio inferior
la gran ejecución que puso el cirujano
para forjar su nariz
su voz que es la apoteosis de la femineidad
esas nalgas endurecidas por el gimnasio
todo su cuerpo que te atrae
de tal manera animal
que sólo por sus atenciones
domeñarías a los otros
harías lo impensable
te volverías hasta político

su voluntad es la gloria efímera
que ni siquiera te espera
Fausto de poca monta

a cambio de tu alma miserable.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Inutilidad y gloria de escribir


¿De qué sirve sentarme
hacer horas nalga frente al monitor
escribiendo quimeras que no cambian nada
que no terminan nunca
que no importan a nadie
y en virtud de las cuales ninguna mujer se acostaría conmigo?

¿De qué sirve esta lenta, penosa altivez
de andarme siempre por las ramas
creyéndome el más chingón
el de la vida sufrida, sin jamás ascender?
(y sin bajar, sin conocer la realidad)

¿De qué la multiplicidad
de esquemas analíticos:
pensar en hegeliano
o en kantiano o en platónico
cuando no puedo pensar como yo mismo?

¿De qué me sirve ¡gritar!?
(donde nadie me escuche:
no hay que molestar a los vecinos)
sólo se prolonga una sílaba
y se evidencia un dolor que vaya
no sea usted idiota, todo el mundo siente.

Es el insomnio de las horas más oscuras de la madrugada
(cuando la casa está silente y el internet vacío)
que me empuja de nuevo hacia el teclado
¿pero, qué me hace a mí poeta (me revuelvo)
la vagancia, la burguesía inevitable
de quien hace malabares con palabras,
la pontificación de los valores expresivos?

(Cuando termines este poema lo vas a enmarcar y colgar
como una pieza de caza
para que las visitas se asombren de no sé qué virtud intelectual).

¿Por qué a fin de cuenta
(pero por qué no a fin de cuentas)
abandonarlo todo
vivir para el dinero
(¿quiere canela extra con su café por sólo tres pesos más?)
tener una mujer católica y dos hijos
y rendir los domingos a la iglesia y al futbol
completamente ajeno
a este como torbellino que me aguija.

Hablo de este ostracismo
de este sacerdocio de las letras
con todo y castidad
(el lumpen de los artistas)
sin profesión
sin ninguna capacidad remunerable.

Supongo
al final supongo
que no lo dejo
porque este sufrimiento
de página en blanco,
de cosa incompleta
es todo lo que amo y que conozco

una pena que vale mil placeres.